«Oid, políticos, el grito sagrado»

El pueblo de la nación argentina, ayer en sufragio no cuestionable, designó a Javier Milei como el séptimo presiente constitucional de la nación en los últimos 40 años de vida democrática en nuestro país. casi 6 de cada diez electores respaldaron al carismático economista, que hizo su «canto de guerra» desterrar a «La Casta» que puebla gobiernos nacional, provinciales y municipales, pensando y actuando mas en su provecho que en el bienestar de sus mandatarios. Mas alla de los guarismos del acto cívico, desde la cordillera al mar y al río Uruguay y de La Quiaca a Usuahia, la ciudadanía materializó y expresó categóricamente que no quieren mas las formas de actuar de los gobiernos y en particular de los políticos atornillados a sus cargos desde hace 4 décadas. «Vox pópuli, vox Dei», la voz del pueblo es la voz de Dios dice el viejo latinajo y sería bueno que los actos y a los actores de la política, a lo largo de todo espectro que ocupan, se den cuenta que el pueblo les cantó el «No va mas» y que es preciso dar vuelta la baraja y jugar de otra manera. A pesar de la campaña del miedo que signó la campaña del candidato perdedor, la gente prefirió en las urnas «el salto al vacío» que supondria la gestión a ponerse en marcha dentro de 20 días, que el «mas de lo mismo» que los ciudadanos creyeron que supondría el triunfo del actual oficialismo. Sería bueno que aquellos que no fueron elegidos, asuman que aunque no les gusten son minoria y que beben respetar la voluntad del soberano y dejar de lado oscuras intenciones que aspiran a que Milei fracase de la misma manera que lo hizo el Kirchnerismo tras 4 gestiones consecutivas en la mas alta magistratura de nuestro país.

Se abre una nueva época en la conducción del gobierno nacional, quizá la colegiatura que las PASO lograron en el congreso, las legislaturas y los concejos deliberantes, eligiendo a sus tribunos «de cada pueblo un paisano», por lo que las hegemonías que signaron son cuerpos generadores de leyes y ordenanzas que rigen las acciones de los gobernantes, serían afortunadamente a partir del próximo 10 de diciembre «material de archivo».

Hay mucha expectativa por parte del pueblo que apenas jure su cargo el futuro presidente, la primer medida de su agenda sea poner todo el esfuerzo y recursos del gobierno para mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos para que el trabajo y la prosperidad alcance a todos. El pueblo ya habló, sepan los políticos escuchar su «grito sagrado». Julio Ramón Alcalde.-

También podría gustarte Más del autor